Seguridad en el Consultorio Médico y en el Hospital

Incremente la Seguridad al Máximo y Reduzca el Riesgo de Mala Práctica Médica al MínimoInformación Brindada por una Firma de Abogados del Sur de la Florida

¿Nos creería si le decimos que celebraríamos si nunca viéramos otro caso de negligencia médica en nuestra Oficina?

Es cierto.

En Greenberg, Stone & Urbano, tomamos orgullo profesional en el uso de nuestras habilidades como litigantes para lograr justicia a nombre de víctimas gravemente lesionadas por negligencia médica. Sin embargo, si bien nos ha honrado mucho prestar servicios de protección legal a personas en extrema necesidad, nuestro trabajo con las víctimas de la negligencia médica también nos ha enseñado una y otra vez el terrible impacto que la negligencia médica tiene en una familia.

Aunque no queremos quedarnos sin trabajo, si queremos que los miembros de nuestra comunidad estén más seguros cuando visiten al médico o el hospital. Con ese objetivo en mente, nuestros abogados ofrecen los siguientes consejos para aumentar su seguridad en el consultorio o en el hospital.

Comunicar, comunicarse, comunicarse

No hay sustituto para la comunicación clara con su médico, enfermera, cirujano, farmacéutico u otros proveedores de atención de la salud. No tenga miedo o pena de hacer preguntas. Considere la posibilidad de traer un acompañante a citas importantes con su doctor, que pueda tomar notas y hacer preguntas adicionales que Ud. no ha hecho.

  • Pida copias de sus records médicos.
  • Si usted ve a un especialista, no asuma que el especialista ha leído todos sus records médicos. Pídale a su médico de atención primaria una lista de los puntos más importantes de su historia clínica para compartirla con el especialista.
  • Si no le informan los resultados de una prueba, llame y pregunte.
  • Cuando usted vea a su médico, dígale todo lo que le está molestando o doliendo — de la cabeza a los pies. Si deja fuera un síntoma que parece no relacionado, puede privar al médico de una pieza de información crítica.
  • Si tiene una queja acerca de un médico o un hospital y el médico u hospital no le están respondiendo sus inquietudes, no dude en presentar reclamarle a la oficina de defensa del paciente. Cada hospital y organización de atención a la salud tiene una Oficina de Defensa de los Pacientes.
Confíe, Pero no Confíe Ciegamente

Nuestros profesionales de atención de la salud son sólo eso: profesionales. Esto no significa, sin embargo, que los pacientes no tienen derecho a cuestionar sus opiniones o planes de tratamiento.

  • Obtenga segundas opiniones siempre que el primer médico deje preguntas sin contestar o no presente una gama completa de opciones de tratamiento.
  • Pregunte a la enfermera o asistente cada vez que reciba una dosis de medicamento durante su estancia en el hospital.
  • Una vez que se haya decidido por un médico que le atienda, siga su plan de tratamiento. La causa más común de readmisión a un hospital es no seguir un plan de tratamiento.
  • Siempre pregunte a un cirujano sobre su experiencia realizando un procedimiento. Pregunte si existen alternativas disponibles.
Piense en Greenberg, Stone & Urbano Como un Recurso

No es necesario ser víctima de negligencia médica para solicitar asesoramiento de nuestros abogados de lesiones personales. Si tiene preocupaciones acerca de su tratamiento médico y necesita a un defensor, póngase en contacto con nosotros para discutir sus circunstancias durante una consulta privada de cortesía.