Errores de Cirugía - La Historia de Lázaro Pérez

Steve Murphy (voz): Probablemente ha escuchado de alguien o conoce a alguien que ha tenido una cirugía que ha salido drásticamente mal. ¿Nunca esperamos que esto nos suceda a nosotros pero, realmente, ¿cuán comunes son estos aterradores errores hoy día? De acuerdo con el LA Times y el Washington Post, un estudio hecho de los informes en los "Archivos de Cirugía" reporta que el problema puede ser "20 veces más común" de lo que se pensaba y que el "esfuerzo de prevención puede ser muy inadecuado". La Comisión Conjunta de acreditación de la salud y grupos de defensa de los pacientes han intentado eliminar tales errores "haciendo que los médicos revisen y verifiquen el procedimiento de antemano". Cuando el Insider Exclusive investigó 4 bases de datos independientes como el " Banco Federal Nacional de Datos de Practicantes", el cual es un repositorio de pagos por negligencia y por medidas disciplinarias, "…sus registros mostraron claramente que los errores de cirugía se producen entre 1,300 y 2,700 veces al año" en los Estados Unidos. Wow! Eso es un montón de pacientes infelices y lesionados"…y lesionados por los doctores!"

Hoy, Insider Exclusive investiga la horrenda cirugía, la historia de la negligencia cometida con Lázaro Pérez y la total chapucería que el Palm Springs General Hospital y el Dr. Juan Julio Hernandez-Pombo hicieron durante una cirugía bastante común y casi Lázaro. De hecho, hubo que trasladarlo a otro hospital para poderle salvar la vida. En el 2010, casi el 90% de todas las cirugías de la vesícula biliar se realizaron utilizando un método conocido como cirugía laparoscópica. Hoy en día, los cirujanos consideran "la cirugía laparoscópica como la forma optimo para hacer una extracción de la vesícula biliar hoy día".

Como puede ver en la pantalla, el procedimiento para realizar una de las técnicas más comunes es iniciado con una pequeña incisión en el ombligo e insertando una aguja en la cavidad abdominal. A continuación se infla la cavidad con dióxido de carbono. Esta distensión facilita la visión y crea un espacio para realizar la cirugía. Luego se retira la aguja y se inserta un cilindro de metal hueco y afilado llamado una Trokar en la inflada cavidad abdominal. El laparoscopio está equipado con una cámara que permite una vista ampliada del interior de la cavidad abdominal y se proyectan en los monitores de vídeo situados a ambos lados de la mesa de operaciones. Una vez que el laparoscopio se encuentra en su lugar, el abdomen es examinado para cerciorarse de que no se produjeron lesiones con la colocación del retractor. A continuación, tres Trokars adicionales son colocados en el abdomen por medio de pequeñas incisiones realizadas bajo observación directa con el laparoscopio. A través de estos puntos se insertan los diversos instrumentos quirúrgicos necesarios para la manipulación y disección. El cirujano luego mira al monitor y realiza la operación mediante la manipulación de los instrumentos quirúrgicos insertados. En el procedimiento típico, la parte final de la vesícula biliar es halada sobre el diafragma. Esto le permite al cirujano ver el conducto cístico, la arteria cística y el conducto biliar común. Una vez que estas estructuras han sido claramente identificadas y disecados de los tejidos circundantes, el conducto cístico está sellado con una presilla colocada cerca de donde confluye con la vesícula biliar. Entonces el cirujano coloca dos presillas más cerca del punto donde el conducto cístico se une con el conducto biliar común. El conducto cístico es cortado y separado entre las presillas. La arteria cística que provee el principal suministro de sangre a la vesícula biliar se divide de la misma manera. En la realización de este procedimiento, el cirujano debe ser meticuloso porque la regla fundamental de todas las cirugías de la vesícula biliar es que ninguna estructura anatómica es recortada o cortada hasta el cirujano esté totalmente convencido de que han sido debidamente identificadas.

Ahora bien, los cirujanos pueden hacer esto correctamente o no. Y en el caso de Lázaro Pérez, el Dr. Pombo lo hizo incorrectamente. La forma correcta es cuando la vesícula biliar es finalmente extraída; el cirujano identifica y corta el conducto adecuado y evita cortar o recortar los conductos equivocados. Estos conductos son pequeños y están situados muy juntos y cuando un médico que carece de las habilidades o la capacitación adecuada los identifica indebidamente los resultados…son casos como el de Lázaro Pérez. El conducto que debe cortarse es llamado el conducto cístico. El error más común en la cirugía laparoscópica de vesícula biliar es el de cortar el conducto biliar común en vez del conducto cístico y eso precisamente fue lo que hizo el Dr. Pombo. Y cuando eso ocurre, se envía bilis al abdomen del paciente y, en efecto, se envenena al paciente. Cirujanos incompetentes o negligentes como Dr. Pombo, quien se apresuró a realizar esta cirugía para hacer dinero presentan un riesgo grave para los pacientes y la practica segura de la medicina.

"Este año más de un millón de personas en los Estados Unidos aprenderá que tienen cálculos biliares….y aproximadamente 75.000 necesitará cirugía…uno de ellos podría ser usted."

"De 75,000 cirugías de la vesícula biliar que se realizarán este año…aproximadamente 1 de cada 200 pacientes probablemente desarrollará una lesión de los conductos biliares." En comparación con la cirugía tradicional, el procedimiento más moderno de cirugía de la vesícula biliar puede causar hasta "10 lesiones más de los conductos biliares." Lázaro Pérez es sólo 1 de los 200 pacientes a los que lamentablemente el destino reunió con el Dr. Pombo, quien sólo había hecho 1 o 2 cirugías laparoscópicas de vesícula biliar antes de hacer la de Lázaro. Quien además, "había sido demandado previamente en el medio oeste por un paciente al que el mismo procedimiento también le salió mal.

Hoy, el Insider Exclusive presenta Errores de Cirugía - Historia de la Pesadilla de Lázaro Pérez y cómo sus abogados Stewart Greenberg y Mark Stone, socios en la firma de abogados Greenberg, Stone & Urbano, obtuvieron justicia para Lázaro Pérez , lo que les ha ganado el mayor respeto tanto de ciudadanos como de abogados como unos de los mejores abogados de demandantes en la Florida y en la nación. Ellos han visto a muchos trabajadores inocentes sufrir lesiones innecesarias a manos de médicos incompetentes y negligentes. Y debido esto, están motivados a ayudar a personas que se han visto perjudicadas por la actuación negligente de otros. Su objetivo es no sólo obtener a justicia para Lázaro Pérez, sino asegurarse de que la práctica de la medicina sea más segura y hacer que los hospitales y sus compañías de seguros sean mucho más responsables.

Hola, soy Steve Murphy y bienvenidos a Insider Exclusive directo desde Miami, FL en el bufete Greenberg, Stone & Urbano.

TEXTO EN PANTALLA: Errores de Cirugía - La Historia de Lázaro Pérez

Steve Murphy: Es mi gran placer presentarles Stewart Greenberg y Mark Stone al show. Bienvenidos al programa.

Stewart/Mark: Gracias, Steve.

Steve: Uno de los clientes que están representando en el caso de que vamos a estar hablando hoy es Lázaro Pérez. Cuéntennos un poco sobre lo que sucedió en este caso.

Stewart: Esta fue una situación trágica. En el 2003, Lázaro tenía un dolor en el estómago y se fue a una sala de emergencias local llamada Hospital de Palm Springs en Hialeah, Florida. Le hicieron algunos análisis y dijeron que tenían que eliminar su vesícula biliar.

Steve: Lo que, según tengo entendido, mucha gente…no tiene que hacerse cirugía de la vesícula, pero mucha gente tiene cálculos biliares cada año, los que causan dolor en el abdomen.

Stewart: Correcto. Y en su caso, realmente no necesitaba que se la eliminaran, conforme a los expertos que posteriormente contratamos en el caso. Pero el cirujano con que el hospital lo proveyó dijo que "…necesita tenerla eliminada", y que iba a hacerlo laparoscópicamente.

Steve: Y ese era el cirujano de guardia en ese momento, ¿cuyo nombre es?

Stewart: Dr. Juan Pombo Hernandez. Ellos programaron la cirugía para nuestro cliente y realizaron el procedimiento laparoscópico. Lo enviaron a casa el día después de la cirugía.

Steve: Lo que es típico en casos como este, ¿correcto?

Stewart: Correcto. Pero lo que ocurrió unos pocos días después de eso es que de repente desarrolló dolor en su abdomen e ictericia. Así que cuando regresó a la sala de emergencias, al hospital, se dieron cuenta que algo andaba mal. Y normalmente lo que sucede en un caso como este es que el doctor comete un error y corta el conducto equivocado al extirpar la vesícula biliar. Y este médico cortó el conducto incorrecto y la bilis se pasó a su estómago. La bilis es muy ácida, por lo que estaba causando irritación en el estómago. En lugar de enviarlo a un especialista que hubiera podido resolver esta situación probablemente poniéndole un drenaje para drenar la bilis y dejar que el estómago y sus órganos se calmaran…este doctor decidió admitirle al hospital, hacer algunas pruebas y sin estar calificado para hacerlo, operarlo una segunda vez.

Steve: Ahora, el tenía autorización del hospital para hacer esto, ¿correcto?

Stewart: Sí lo hizo, aunque, realmente nunca tuvo experiencia haciendo este procedimiento.

Steve: Entiendo que sólo tenía…esta fue su segunda operación o algo así?

Stewart: La segunda operación de este tipo que había hecho en su vida.

Steve: Y en la otra operación había sido demandado por el paciente, ¿correcto?

Stewart: Eso es correcto. Ocurrió en el medio oeste. La segunda operación que le hizo a nuestro cliente no salió bien y le hizo una tercera operación que duró 8 horas la cual tampoco salió bien.

Steve: Ahora normalmente en un hospital tienes un paciente…¿Quiero decir, la administración del hospital tiene estar pensando, si tienen una Junta de revisión, "espera un momento, admitimos un paciente - no salió bien, le hicimos otra operación-que tampoco salió bien, una vez más, le hicimos una tercera operación…"a estas alturas deberían estar pensando responsabilidad civil…¿no lo están?

Stewart: Uno pensaría…

Steve: Pero en este caso no lo estaban.

Stewart: Sabes que es difícil pensar en lo que ellos estaban pensando. Le permitieron a este médico mantenerse tratando a este paciente haciendo lo que quería hacer cuando ellos deberían haberle dicho llévalo para el hospital de enseñanza de la universidad tan pronto como sea posible.

Steve: ¿Qué sucede después?

Stewart: La familia insiste que se está muriendo. Está en cuidados intensivos. Él no sabe lo que está sucediendo. El doctor básicamente alza sus brazos en el aire y dice, "No sé qué más hacer". Dijeron bien vamos a llevarlo para el Jackson Memorial Hospital de la Universidad de Miami. Les toma 7 días transferir a un paciente crítico.

Steve: ¿Por qué es eso?

Stewart: No sé.

Steve: Esto es el Jackson Memorial…tiene una sala de emergencia, no?

Stewart: Seguro que la tienen.

Steve: Cualquiera puede entrar en una sala de emergencias, ¿correcto?

Stewart: Cualquiera puede y el Jackson es muy bueno aceptando pacientes que han tenido problemas en otros lugares. Cuando finalmente llegan al Jackson y él es chequeado por los médicos del Jackson, estos le preguntaron a la familia: ¿en qué país del tercer mundo se había operado?

Steve: Cierto.

Stewart: Ellos no podían creer lo que veían y les tomó seis meses y una serie de procedimientos para finalmente hacer que este hombre mejorara.

Steve: ¿Cuál es su condición hoy?

Stewart: Ya no tiene una colostomía. Gracias a Dios.

Steve: ¿La tuvo temporalmente?

Stewart: La tuvo temporalmente. Pero su condición es tal que corre el riesgo de tener un bloqueo para el resto de su vida. Así para evitar eso o para chequearlo él tiene que someterse a pruebas una o dos veces al año bajo anestesia general y como consecuencia, puede que necesite un trasplante de riñón en el futuro.

Steve: ¿Cómo llegó a usted para que lo representaran?

Stewart: Uno de los miembros de su familia vino a nosotros cuando él estaba muy enfermo. Después de que lo habían metido en el Jackson y que los médicos allí estaban trabajando en él, la familia se dio cuenta de que necesitaban a alguien para luchara por él.

Steve: ¿Y cuál fue su estrategia legal en este caso? Mark: Reunimos todos los records médicos y contratamos a un experto que a continuación los revisó todos.

Steve: Para el público presente en el programa, cuando usted dice…usted lo dice muy fácilmente: "reunimos los registros médicos," reunir es el acto de descubrimiento…enviando citaciones para que nos envíen sus records, pidiendo los records, correcto? A menudo los profesionales médicos no se los dan muy fácilmente, ¿lo hacen?

Mark: Bueno, tienes razón. Afortunadamente, aquí en el estado de Florida, tienen una obligación afirmativa de entregar los record una vez que les son solicitados conforme al estatuto.

Steve: O lo que pasará:

Mark: Finalmente, los demandaremos con o sin los records. Pero en el estado actual de la ley tenemos una obligación afirmativa de solicitar los records; ellos tienen una obligación afirmativa de entregarlos incluso antes de que comience el litigio con la instauración de la demanda.

Steve: Ahora cuando fue al Jackson Memorial, entiendo que estuvo allí por un tiempo. Ellos le salvaron la vida, ¿no?

Stewart: Sí lo hicieron.

Steve: …y ¿cuánto fue el costo sólo del Jackson Memorial, $900.000?

Mark: $900.000.

Steve: Casi un millón de dólares…

Stewart: Casi un millón de dólares.

Steve: Muy bien, díganos el resultado de este caso.

Stewart: Tras un largo proceso de descubrimiento y deposiciones en el caso, justo antes del juicio, resolvimos el caso cuando la defensa acordó, en primer lugar, pagar todas sus facturas médicas pendientes y en segundo lugar, pagar a nuestro cliente un total de aproximadamente 2.6 millones de dólares.

Steve: Tenemos y vamos a mostrar ahora una de las deposiciones que usted hizo del Dr. Pombo, donde el confiesa haberlo hecho incorrectamente. Por lo tanto, iremos a eso ahora.

Dr. Pombo: Separamos el duodeno y, a continuación, entramos en el ligamento de Treitz. Alrededor de 20 cm en el ligamento de Treitz, hacemos una resección y traemos ese bucle en conjunción con el duodeno que delimitamos, por lo que tenemos un drenaje total a través del intestino…ese momento ponemos del lado del duodeno dentro del, o bien el conducto hepático o el conducto común para el drenaje de la bilis.

Stewart: ¿Qué esta respondiendo doctor? Yo no entiendo…...

Dr. Pombo: No era el duodeno el que estaba pegado a la hepato, el hepato, el conducto biliar del hepato … era el yeyuno.

Stewart: Así que lo que me dijo hace unos minutos, la forma en que lo describió es diferente de la forma en que lo….

Dr. Pombo: La forma en lo describí es incorrecta. Hay una corta distancia entre el yeyuno y el duodeno. Steve: Como resultado de este caso, Dr. Pombo…le quitó la Junta Médica su licencia?

Stewart: No. Es raro que la Junta de Revisión Médica le revoque la licencia para practicar medicina a un médico.

Steve: ¿Por qué es eso?

Stewart: No tengo una buena respuesta para ti. A diferencia de la Asociación a la que somos responsables, los médicos rara vez pierden su licencia a menos que realmente cometan un crimen atroz. La mayoría de mala práctica médica es cometida por un 2% - 3% de los médicos, sin embargo, estos médicos mantienen su licencia para practicar.

Steve: Ahora este caso, recuerdo leer, fue una batalla dura por mucho tiempo. Finalmente, el hospital admitió responsabilidad, ¿correcto?

9 Sí.

Steve: ¿Por qué no hicieron eso al principio? …la razón por la que hago esta pregunta es que puede sonar un poco tonta, pero la conclusión es que, sin abogados como ustedes que están dispuestos a dar la batalla para esta gente…la mayor parte de estas personas perderían, ¿no?

Stewart: Seguro, pero comprender eso, hospitales son empresas, son corporaciones. Están en el negocio por fines de lucro. Y lo que intentan hacer es: número 1, quieren ver si el abogado tiene las agallas de seguir adelante, tiene el dinero para seguir adelante e invertir en el caso y si el cliente tiene las agallas para seguir adelante porque a menudo harán ofertas y tratarán de convencer a alguien de llegar a un acuerdo para resolver un caso de menos de cien centavos por dólar, porque conocen sus condiciones económicas.

Steve: ¿Hicieron una oferta en este caso, al principio?

Stewart: Seguro, hicieron muchas ofertas y no resolvimos este caso hasta que no sentimos que nuestro cliente obtuvo lo que pensamos que era una oferta justa de arreglo.

Steve: Y resolvió el caso… que es de conocimiento público, ¿es eso correcto?

Stewart: Eso es correcto.

Steve: …y no le importaría decir por cuánto lo resolvió…?

Stewart: 2,6 millones.

Steve: Y lo que le ofrecieron en un principio fue algo así como $100.000?

Stewart: Comenzó en algo así, sí.

Steve: $100.000. Usted sabe que el público ve esto, y probablemente se pregunta, "bueno, ¿por qué no hacen lo correcto?" ¿Muy rara vez lo hacen lo correcto, no es así?

Stewart: …solo cuando les ponen una pistola en la cabeza y esta lista para disparar hacen lo correcto, por lo general.

Steve: Hoy tenemos a Lázaro con nosotros. Vamos a traerlo ahora.

Steve: Es mi gran placer presentarles a Lázaro Pérez y a su intérprete Vicente De La Vega. Bienvenidos al programa.

Lázaro: Gracias.

Steve: Esto ha sido una experiencia horrible para tí, ¿no es así?

Lázaro: Sí.

Steve: Llévanos de vuelta a ese día, cuando tenías un dolor en el estómago, en el abdomen y fuiste al hospital…

Lázaro: Bueno, este fue un dolor muy agudo que tenía y no sabía lo que iba a ser el diagnóstico, pero fue diagnosticado como problemas con la vesícula biliar y fue la operación.

Steve: Después de que tuvo la primera operación y esta fue un fracaso, ¿qué pensó del doctor?

Lázaro: Realmente no estaba muy consciente de que la primera operación había sido un fracaso. Realmente me dijeron que estaba lleno de gas y que debía esperar.

Steve: Posteriormente tuviste 2 operaciones más para un total de 3 y estabas en peor forma que cuando viniste al hospital.

Lázaro: Definitivamente, aún cuando estaba en el hospital hay ciertas cosas que aún no recuerdo aunque mi familia me ha hablado de ellas.

Steve: Finalmente fuiste transferido al Jackson Memorial. Te salvaron la vida. Cuando piensa en el Dr. Pombo, el cirujano que lo operó… ¿cuál es tu opinión de él?

Lázaro: Pienso alt en las dificultades que tuve y fue la persona que me operó 3 veces y me mintió a mí.

Steve: En este caso en particular, con sus abogados obteniendo justicia para usted y obteniendo una solución relativamente buena, ¿cuál es su opinión acerca de su despacho legal?

Lázaro: Para mí, son los mejores. El entendimiento de que este despacho de abogados ofrece… te tratan no como un abogado a un cliente, sino como un amigo a un amigo.

Steve: Me alegro mucho de que hayas tenido una resolución y alguna forma de Justicia aquí. Desde luego, espero que te sientas mejor cada día.

Lázaro: Muchísimas gracias.

Steve: Es mi gran placer presentarles a Roxana González, sobrina de Lázaro, así como a Stewart Greenberg nuevamente. Bienvenidos al programa.

Stewart/Roxana: Gracias.

Steve: Viviste esta experiencia con Lázaro, no es así, tu tío?

Roxana Gonzales: Así es.

Steve: Cuéntanos un poco sobre lo que estás familiarizada pasando por este terrible calvario.

Roxana: Bueno, mi tío era una persona muy feliz. Nunca se enfermaba ni nada y después que ocurrió este asunto, él no es el mismo…la mayor parte del tiempo es una persona muy triste…simplemente no es la misma persona después de pasar por…todo el dolor por el que pasó.

Steve: ¿Recuerdas viéndolo en el hospital después de la tercera operación?

Roxana: Sí.

Steve: ¿Qué aspecto tenía?

Roxana: Él se estaba muriendo. Él no hablaba. Sólo estaba en la cama, muriendo.

Steve: Ahora cuando fue transferido al Jackson Memorial, ¿alguien alguna vez averiguó por qué tomó tanto tiempo?

Stewart: Jackson dijo que no saben y Palm Springs dijo que Jackson afirmó que no tenían camas.

Steve: Como consecuencia de salir del Jackson Memorial y en los últimos, cuánto ha sido... ¿2 años?

Stewart: No, ha sido 6 años.

Steve: 6 años… ¿ha mejorado gradualmente?

Roxana: Sí, él ha mejorado, pero ha sido muy difícil para él.

Steve: ¿Todavía?

Roxana: Sí.

Steve: ¿Tiene alguien que lo ayude en casa o qué?

Roxana: Tiene una hermana… su hermana le ayuda.

Steve: Ok. Si pudiera decirle algo al Hospital General de Palm Springs en Hialeah, ¿qué les diría?

Roxana: Yo diría que han destruido a una persona perfectamente normal. Eso es lo que hicieron.

Steve: Bueno, quiero darle muchas gracias por estar en el programa.

Roxana: Muchísimas gracias.

Steve: ¿Qué es mala práctica médica?

Mark: La negligencia médica es simplemente negligencia cometida por un proveedor de atención médica. En el estado de la Florida, como en la mayoría de los Estados, es básicamente…el médico, el cirujano, el hospital tienen que utilizar un cuidado razonable basado en las normas de la comunidad médica.

Steve: ¿Es fácil determinar cuál es la definición de cuidado razonable?

Mark: Seguro. Creo que la mayoría de los proveedores médicos están de acuerdo en lo que es el último estándar de cuidado y a partir de ese punto se trata simplemente de determinar si las acciones del médico u hospital cayeron por debajo de ese nivel de atención.

Steve: ¿Cómo usted sospecha negligencia médica?

Stewart: Bueno, analizamos cada caso basado en sus hechos. Tenemos que obtener los records. Hacemos que un experto los examine y contamos con expertos que nos dicen si alguien cayó por debajo de la norma de cuidado…queriendo decir que hicieron algo que no deberían haber hecho o no hicieron algo que deberían haber hecho.

Steve: Pero tiene que ser bastante descarada, ¿no es cierto?

Stewart: Bueno, Mark y yo tenemos mucha experiencia. Por lo que echamos un vistazo a los hechos del caso, los investigamos…si los resultados son pobres, a veces, por desgracia la medicina no es una ciencia exacta, obtienes un mal resultado que ocurrió pero no es culpa de nadie. Otras veces hay fallas que provocan malos resultados y eso es lo que buscamos.

Steve: Bien quiero agradecerle a ambos por representar a estas personas que necesitan este tipo de representación que no tienen la medios financieros y dar la batalla por ellos y quiero darles gracias a ambos por estar en el programa.

Gracias por unirse a nosotros. Puede encontrar más información acerca de nuestros huéspedes y los casos en InsiderExclusive.com.

Para programar una consulta gratuita con Greenberg, Stone & Urbano, llamar al 1-888-499-9700 o 305-595-2400 o visitar www.sgglaw.com.